Slider

El sólo hecho de escuchar el desdén y el menosprecio del presidente Andrés Manuel López Obrador a opiniones de sus “expertos y científicos que han enfrentado tan bien al Covid-19”, y que prospectan un rebrote de la pandemia, debe prender los focos rojos entre los mexicanos, luego que similar actitud displicente fue factor fundamental para que hasta el martes hayan muerto 86 mil 893 personas. 

De no creerse la criminal irresponsabilidad del inquilino de Palacio Nacional, quien como burro con tapojo no mira ni se entera de la tendencia que se registra en diversos países del mundo y tampoco acepta la información técnica de lo que ocurre en diversos estados del país se registra un rebrote de la pandemia y un incremento en la demanda de camas hospitalarias. 

En efecto, en el reporte Covid-19 del lunes, el director de Epidemiología, José Luís Alomía Zegarra, alertó que en ocho entidades, Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Querétaro, Zacatecas, San Luis Potosí y Durango se había registrado un rebrote de la pandemia y un incremento en la demanda de camas hospitalarias, sin descartar que en esta misma semana se agreguen más. 

De ese tema se habló en la mitotera del martes y ahí, más o menos, con matices atenuantes al riesgo planteado por el Pepe, el ocasional y fantasmagórico titular de Salud, Jorge Alcocer y el mismo rock star, Hugo López Gatell, coincidieron con él e incluso la Secretaría de Salud Federal, a través del Unidad de Inteligencia Epidemiológica y Sanitaria de la Dirección General de Epidemiología, emitió una alerta en la que recomendó evitar viajes internacionales no esenciales. 

José Luis Alomía

Pues no, dicha realidad se contrapone a los otros datos de López Obrador, porque sin consideración alguna y tal como estila con su déspota y abusivo trato que da a su gabinete, ahí mismo desmintió la opinión de técnicos, científicos y expertos en epidemias, que en el caso de Alomía nos consta: “No, no hay problemas, aquí se está aclarando que no hay rebrote, que vamos enfrentando la pandemia muy bien”, espetó sin que nadie se atreviera a contradecirlo. 

Como decíamos, esa posición propia de idiotas, debe ser suficiente para que los mexicanos asumamos previsiones extremas; que hagamos los que tantos no hicieron en la primera embestida y que les costó la vida; que no hagamos caso a aquellas recomendaciones de salir a comer en familia; a no usar cubrebocas y otras promociones que en plena pandemia hacían los López, mientras cientos de mexicanos caían como moscas todos los días. 

En los últimos días en Sonora se ha mantenido cierta estabilidad entre contagios y defunciones, aunque sin lugar a dudas, hay signos que van al alza y miren, el primer ramalazo del Covid llegó a Sonora después de otros estados y de acuerdo a tendencias epidemiológicas, con el rebrote ocurrirá igual o sea, estamos a tiempo para tomar las previsiones con el fin de evitar la mortandad a causa de las resistencias y actitudes estúpidas de tantos ciudadanos que desdeñaron la peligrosidad del virus, y entre esos está el mismo presidente. 

Vuelve el burro al trigo

Hemos sido testigos directos de la lucha heroica que desplegó en Sonora el personal de salud frente a la tragedia de tres mil 62 decesos y la batalla en la contención de los contagios que ya suman 36 mil 58 casos, sin que tengamos idea si en dichas instancias hacen las previsiones para enfrentar el rebrote que viene, porque nos hemos enterado de la cancelación de contratos Covid y la suspensión de áreas de atención de posibles infectados. 

Pues nada que no se pueda rectificar por el titular de salud, Enrique Clausen, porque será cuestión de volver a contratar y a reactivar dichas áreas en caso de que se disparen los contagios, pero por lo pronto, lo mejor que debiéramos hacer es evitar, es hacer todo lo necesario para eludir riesgos de ser infectados; riesgos de toparnos con alguien enfermo, que si así lo hacemos todos, podremos romper la tendencia del rebrote y demostrar que se puede evitar lo que dicen es irremediable. 

Los indicios son muy tenebrosos de acuerdo a lo que está ocurriendo en distintas regiones y países del mundo en donde se aplican de nuevo estrictas medidas de confinamiento y restricciones de movilidad frente al alza de contagios y muertes, señales a las que se suma la estupidez presidencial, que como se sabe, todo lo que dice y pronostica resulta en todo lo contrario. 

Frente a esa amenaza, apenas se hizo bien al determinarse que los juegos de beisbol de la Liga Mexicana del Pacífico deben de llevarse a cabo sin gente en las tribunas, faltando que acorde a tal medida, las autoridades correspondientes, sea el Estado o los municipios, estén más atentos para que antros, congales y conexos no se conviertan en lo que evitaron en el caso de los estadios de Beisbol. 

Enrique Clausen

Pues vamos a ver cómo nos va en la inminente segunda ola, aunque hay quienes aseguran que la primera aún no termina y sólo se mantiene en esa meseta en ascenso controlado para efecto de cifras oficiales, que en nuestro caso, hechos recientes, pérdida de queridos amigos y enterarnos de impensables contagiados, de plano nos traen paranoicos y sugestionados o sea, muy asustados. 

Por lo demás, si bien el presidente advirtió que como en el beisbol esto no se acaba hasta que se acaba, entre los dura-asnos de Sonora volvió el alma al cuerpo al anunciarse que Alfonso Durazo Montaño se separa de la Secretaría Federal de Seguridad para venirse a Sonora a hacer campaña por la gubernatura, lo cual también genera un suspiro de alivio entre liderazgos políticos opositores a MORENA en esta entidad, porque sigue abierta la posibilidad de que tendrán un adversario que personifica el fracaso de la 4T en materia de seguridad pública. 

Antes como antes y ahora como siempre puede traducirse el chorizo con el que el chapulín justificó su decisión de emprender tan incierta aventura: “He decidido atender el llamado de la militancia de Sonora para buscar la gubernatura del estado”, dijo en relación al acuerdo del fin de semana, donde el fantasmagórico y cupular Consejo Estatal morenista decidió postularlo. 

A reserva del amago de sentón advertido por su amo, el sonoguacho de referencia hizo un fantasioso resumen de los resultados de su gestión, para en pocas palabras asegurar que todo está bajo control y que por sus habilidades, sapiencia y experiencia en esos menesteres, el gobierno está ganando la guerra en contra del crimen organizado, esa que inició Felipe Calderón, continuó con Enrique Peña Nieto y mantuvo López Obrador con abrazos en lugar de balazos. 

Lo cierto es que desde diciembre del 2018 en México se han cometido 65 mil 549 asesinatos, cifra muy superior en el mismo lapso que los gobierno anteriores, con un 13 por ciento de más de homicidios y un 29 por ciento más de delitos relacionados con la delincuencia organizada, que en el caso de Sonora ni modo que lo desmienta él o sus panegíricos. 

Así las cosas con Durazo 

Y nada extraño con dicho macabro saldo, toda vez que obedece a la estrategia pusilánime y timorata aplicada por la 4T contra ese flagelo que se traduce en la cómplice relación del presidente con uno de los carteles de la droga que lo llevó a liberar a uno de los narcojuniors hace poco más de un año; el afecto que le guarda a la abuela del mismo y que ni siquiera se atreva a referirse por su apodo a Joaquín Guzmán Loera. 

Patético el que en la mitotera hasta le haya ofrecido disculpas por referirse al encarcelado en Estados Unidos como “El Chapo”, disculpas que no ha ofrecido a millones de mexicanos a los que les ha colgado apodos de tan diversa ralea que van desde fifís, paleros, peleles, rufianes, hampones, pirrurris y demás, lo cual pinta de cuerpo entero las querencias del incompetente. 

Mientras tanto, lo ocurrido de nuevo en la Cámara de Diputados y en el Senado en estos días, muestra la urgencia de que los mexicanos nos demos una representación legislativa mayoritaria que atienda las necesidades y exigencias ciudadanas y que no sea una instancia de abyecta sumisión a los dictados y a las órdenes del dictador de pacotilla que ostenta la titularidad del Poder Ejecutivo 

Miren, de forma organizada o no, millones de mexicanos nos hemos opuesto a toda la diversidad de barrabasadas emprendidas por López Obrador para destruir el Estado Mexicano y sobre sus ruinas construir su 4T, y no, nada ha podido detenerlo. 

Desapareció el programa de Guarderías Infantiles; también el programa de apoyo a mujeres víctimas de la violencia; se encaprichó y canceló el aeropuerto de Texcoco y lo mudó con supermillonario costo a Santa Lucía; impuso la construcción del Tren Maya y la refinería Dos Bocas; se apropió del Poder Judicial y de organismos como la Comisión Nacional de Derechos Humanos; se entregó la soberanía nacional al interés de la presidencia de Estados Unidos; exacerbó la militarización y ahora se acaba de apropiar de miles de millones de pesos al ordenar a sus achichincles en el Poder Legislativo que extinguieran 109 fideicomisos. 

Sylvana Beltrones

Solo con una representación popular independiente en el Congreso de la Unión, se pudiera evitar que continúe esa barbarie y ese saqueo o decisiones que contrario a lo comprometido, se apliquen nuevas cargas impositivas a plataformas digitales, telefonía y al uso del internet, entre otras trapacerías avaladas por esa mayoritaria caterva de siervos que dispone en las dos cámaras. 

En lo de los fideicomisos actuó como siempre: en base a figuraciones de corrupción, cuando de acuerdo a dictámenes de la Auditoría Superior de Fiscalización no hay tal y más bien sólo fue un argumento ante la urgencia de dinero que necesita para seguir financiando sus programas populistas. 

En ese sentido, bien por la senadora Sylvana Beltrones al exhortar a la ASF para que presente un informe detallado sobre cuántas observaciones se han presentado sobre los 109 fideicomisos ya extintos, y habrá que ver en que resulta el recurso de inconstitucionalidad que interpondrá el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano Grijalva, con el fin de revertir una decisión que deja sin recursos financieros a instituciones de investigación científica y tecnológica, entre otros programas que son soporte para el desarrollo del país. 

Y ya veremos las reacciones y acciones legales que se emprendan por la licencia que esa bola de lacayos le otorgó al SAT para que espíe a los ciudadanos, punto que se integró en la Miscelánea Fiscal 2021, ese mismo documento que a penas el martes fue entregada en la Cámara de Diputados y que fue aprobada sin chistar y lo peor, sin haberla leído. O sea, no han cambiado nada.  

Powered by WPeMatico

Comentarios