LOS MARCIANOS LLEGARON YA.

152
0
Slider

LOS MARCIANOS LLEGARON YA.

Martes 12 de enero de 2021.

A mediados del año pasado, en la revista Nexos, Julio Frenk y Octavio Gómez Dantés, compartían la siguiente información comparativa que permitía dimensionar de manera muy clara al enemigo que teníamos enfrente:

  • El coronavirus del SARS o síndrome respiratorio agudo grave, que surgió en 2002 en Cantón, China, tenía una letalidad de 10% (uno de cada 10 infectados fallece), que es muy alta, y una tasa reproductiva de 1.8, lo que significa que cada caso de SARS contagiaba, en promedio, a 1.8 personas. Se trataba de un virus muy letal y moderadamente contagioso.
  • El virus H1N1, que surgió en México en 2009, tenía una tasa de letalidad de sólo 0.2% y una tasa reproductiva de 1.2. Era un virus poco letal y moderadamente contagioso.
  • El virus que produjo el MERS o Síndrome Respiratorio de Oriente Medio, que surgió en 2012 en Arabia Saudita, tenía una letalidad de 34%, que es extraordinariamente alta, pero una tasa reproductiva menor de 1.
  • El SARS-Cov-2 (causante de Covid-19) se acerca al virus temido. Tiene una tasa de letalidad de 2.3% y una tasa reproductiva de entre 2 y 2.5, que es muy alta, lo que le da un enorme potencial pandémico. Tiene además la característica de que lo puede transmitir un infectado asintomático. Esto significa que es altamente contagioso y medianamente letal. 

Con el paso de las semanas pudimos darnos cuenta que la primera parte de las anteriores premisas para el SARS-CoV-2  (la tasa de letalidad) resultó ser en nuestro país por diversas razones que de momento no se tratarán, mucho más alta que la global. 

Al día de ayer (11 de enero de 2021), la letalidad a nivel nacional por covid-19 era del 8.71 %, mientras que nuestra entidad federativa la informa en un 7.95%.  Vale la pena hacer la siguiente contrastación: esta tasa, a nivel global, ayer se reportaba en 2.2%

En diciembre del año pasado, el Reino Unido informaba la existencia de una nueva variante del virus SARS-CoV-2, conocida como VUI-202012/01 o linaje B.1.1.7, la que poseía una cantidad de mutaciones que le generaba un incremento en su tasa reproductiva del 71%, lo que se significaría que cada caso de ésta variante de Covid-19 contagiaría ahora entre 3.42 y 4.275 personas. Si antes el virus SARS-CoV-2, era considerado altamente contagioso y medianamente letal, la nueva variante lo tornaría más contagioso aún, si bien, sin modificar su letalidad. La respuesta de muchos países a ésta llamada de atención ha sido mayúscula. 

El domingo pasado, se dio el anuncio del primer caso en nuestro país (en el estado de Tamaulipas), a través de un viajero proveniente del Reino Unido el pasado 28 de diciembre. Los días por venir conoceremos la respuesta que nosotros tengamos ante éste fenómeno. Hasta el pasado domingo, se habían estudiado ya 500 muestras de posibles casos de ésta nueva cepa: “Es importante comentar en este punto que el InDRE hasta el momento ha estudiado más de 500 muestras a las cuales a través del proceso de genotipificación ha buscado las mutaciones correspondientes a la variable del Reino Unido […] en ninguna se ha encontrado hasta el momento las mutaciones correspondientes a esta variante”, señaló José Luis Alomía, director general de Epidemiología. 

Valga mencionar que en el Reino Unido, se estima ya que hasta un 28% de las infecciones sean debidas a ésta cepa. 

Si para el SARS-CoV-2 en nuestro país, la letalidad es cuatro veces mayor que para el resto del mundo, el incremento en la contagiosidad de ésta cepa que ya nos llegó, introduce un ingrediente por demás preocupante. 

Así pues, como dice el famoso Cha-Cha-Cha de Pérez Prado: los marcianos llegaron ya… y llegaron bailando rica cha… 

Salud y paz.

Comentarios