Rechaza Congreso frenar elección de rector de Unison

96
0
Slider

CRITICA 

GASPAR NAVARRO 

Rechaza Congreso frenar elección de rector de Unison 

Una iniciativa de la diputación de Morena para frenar el próximo proceso de elección de rector de la Universidad de Sonora, fue rechazada en primera instancia por diputados del PRI, PAN y Movimiento Ciudadano porque interfería en la autonomía universitaria. 

La iniciativa de exhorto presentada por la diputada coordinadora de la bancada de Morena en el Congreso del Estado, proponía que se suspendiera el proceso de elección de rector en junio del 2021, ya que consideraba que estaba en análisis legislativo una reforma a la Ley Orgánica 4 de la Unison. 

La coordinadora parlamentaria morenista Ernestina Castro Valenzuela, proponía en la iniciativa de exhorto que la Junta Universitaria y al Rector de la Universidad de Sonora pospusieran el lanzamiento de la convocatoria del proceso de elección de rector para el período 2021-2025. 

“Después de más de un año que la iniciativa fue presentada para su análisis, discusión y presentación ante este Congreso, la Comisión de Educación y Cultura, está próxima a convocar a sesión para someterla a la votación de sus integrantes. Sin embargo, dado a que la gestión del actual rector finaliza el 16 de junio del 2021, es de vital importancia que en estos momentos no se emita la convocatoria para elegir al próximo rector”, expresó Castro Valenzuela. 

Pero la iniciativa de exhorto no reunió las dos terceras partes de la votación en el pleno, y fue turnada a la Comisión de Educación y Cultura para su análisis y probable dictaminación. 

Es decir, la propuesta de iniciativa no está muerta, y podría volverse a presentar ya como dictamen de la Comisión de Educación, si es que pasa la prueba del añejo en esa instancia. 

Los legisladores de Morena al igual que los diputados del Partido del Trabajo y del PES han arropado a los académicos universitarios agrupados en el Movimiento Académico por la Reforma Universitaria (MARU), quienes exigen una reforma a la Ley 4 de la Unison para que se democratice la vida interna en el Alma Mater, y sobre todo el proceso de elección de rector, el cual es electo por un grupo de 15 integrantes de la Junta Universitaria, algunos de los cuales no son sonorenses. 

Desde los años 90 en que fue reformada por iniciativa del entonces gobernador Manlio Fabio Beltrones Rivera, la anterior Ley 103 que regía la vida interna de la Unison, está vigente la Ley 4, misma que vino a darle la estabilidad interna y el desarrollo académico, en infraestructura e institucional a nuestra Alma Mater, para ubicarla a la vanguardia nacional entre las instituciones de Educación Superior públicas y privadas.  

Todas las leyes son perfectibles y la Ley 4 no es la excepción, solo que en los movimientos para una nueva reforma universitaria se nota que hay “mano negra” por parte de un grupo de Morena de adentro y fuera de la Unison para buscar apropiarse del poder universitario y tomarlo como un botín político. 

El golpe a la autonomía universitaria con la reforma a la Ley 103 en el beltronismo, costó “sangre, sudor y lágrimas” a la sociedad sonorense por la inestabilidad generada por la reforma en ese centro del saber, y a los aguiluchos al expresar su rechazo con su marcha del “Desierto al Zócalo”, donde al ser apoyados por el entonces regente del DF, Manuel Camacho Solís, la propuesta de cobro de cuotas que daba paso a la privatización de la educación superior en el País impulsada por Carlos Salinas de Gortari, y que en Sonora se tomó como “plan piloto”, se dio marcha atrás, al quedar maquilladas con grandes descuentos en base a las calificaciones. Pero la reestructuración académica y del proceso de elección del Rector planteado en la nueva Ley 4 permaneció intocable, hasta nuestros días. 

En este sexenio se pretendió meter mano al proceso de elección de rector de la Unison, al inventar el Isssteson un supuesto adeudo de cuotas, lo cual provocó que de manera insólita, histórica e inédita la Fiscalía Anticorrupción de Sonora violentara la autonomía universitaria al asaltar agentes ministeriales de la FAS las oficinas del rector Heriberto Grijalva Monteverde y las administrativas en busca de supuestas pruebas de los adeudos. El rector se mostró estoico ante la andanada oficial que en el fondo pretendía influir para imponer un rector ajeno a la vida universitaria, para defender los pagos de cuotas que le eran descontadas por parte de la Secretaría de Hacienda estatal de manera directa del presupuesto universitario. 

De hecho, Grijalva Monteverde sorprendió al llevar hasta la Fiscalía Anticorrupción un tráiler cargado con cientos de cajas con documentación comprobatoria de los pagos de cuotas de trabajadores académicos, manuales y administrativos, mismas que año tras año le eran descontadas por la Secretaría de Hacienda estatal en base a un acuerdo institucional.  

Si las cuotas que pagaba la Unison eran más bajas que otros organismos afiliados, ese era otro cuento producto de otro acuerdo, lo cual después se modificó para poder recibir mayores pensiones los universitarios. 

Después de aclarar paradas, y que se comprobó que la Unison no tenía adeudos de cuotas como denunciaba de manera falsa el Isssteson, el rector Grijalva Monteverde con las manos en su enorme cintura siguió el proceso de renovación de rector luego de ocho años en el cargo, gozando del privilegio de heredar su silla a uno de los aguiluchos, al entonces eterno secretario Académico, Enrique Fernando Velázquez Contreras, para darle continuidad al proyecto de desarrollo académico e institucional de la Unison. 

Y así sigue la Alma Mater, y el rector Velázquez Contreras se encamina a una fácil reelección en junio próximo, razón por la cual ya desde ahora le quieren poner piedritas en el camino con la iniciativa de frenar el lanzamiento en este mes de Noviembre de la convocatoria de elección del nuevo rector. La Unison, ya huele a reelección. 

Desde luego que los partidos políticos buscan ampliar sus membresías, simpatizantes y cuotas de poder, por ello abren los brazos a quienes se les acercan a solicitar apoyo, en este caso por la reforma universitaria que se promueve en ciertos grupos universitarios y políticos desde hace un año, como fue el caso del Partido del Trabajo, cuyo dirigente Ramón Flores, se reunió con el investigador Carlos Minjares, integrante de la Comisión del Movimiento Académico por la Reforma Universitaria (MARU). 

Los diputados del Congreso del Estado, también han dado seguimiento a las propuestas de reforma universitaria presentada por grupos de académicos y estudiantes, por ello el diputado coordinador del PES Jesús Alonso Montes Piña, tuvo una reunión virtual con el rector Velázquez Contreras, para exponerle la inquietud de los universitarios por la reforma a la Ley Orgánica universitaria. 

Como parte de ese movimiento de reforma universitaria, el pasado 10 de noviembre, un grupo de alumnos, académicos y trabajadores de la Unison se manifestaron en las instalaciones de la institución para exigir la democratización y se reforme la Ley 4 Orgánica del reglamento escolar. 

Los legisladores tendrán que tomar con pinzas el caso de la reforma universitaria en la Unison, pues podrían violar la autonomía universitaria con el solo hecho de suspender el proceso de elección de rector, y meter mano en la Unison sería darle palazos y agitar el panal, generando una inestabilidad universitaria y social en estos momentos de tensión política por el proceso electoral, por la debacle económica, por la narco violencia que enluta la entidad y por la pandemia que satura hospitales y funerarias y tiene con los pelos de punta a los sonorenses por el rebrote y con ello el posible retorno de imponer restricciones a la movilidad y a las actividades sociales.  

Tal vez por ese riesgo de inestabilidad universitaria y en todo Sonora, fue que los diputados del PRI, PAN y MC votaron en contra de la iniciativa de Morena para frenar el proceso de reelección en la Unison, como lo harán para la propuesta de la Reforma Universitaria. No se puede reformar la Unison a cualquier costo.

El horno no está para bollos en Sonora. No se puede pretender cambiar por Fast Track o por intereses políticos y de grupos lo que ha funcionado bien desde hace décadas. Sería ocioso y temerario en estos momentos agitar la vida universitaria, y a todo Sonora. No despierten al león dormido. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Comentarios