previous arrow
next arrow
Slider

No solo de violencia se habla en Cajeme, también de inversión millonaria de dólares para la ampliación de la planta cervecera de la compañía Constellation Brands, misma que distribuye 100 macas de cervezas mundiales en Estados Unidos, entre ellas las mexicanas del Grupo Modelo, como Corona y Pacífico de exportación.

En gira de trabajo por Ciudad Obregón para poner en marcha la ampliación de la planta cervecera, la gobernadora Claudia Pavlovich estuvo acompañaba del secretario de Economía nacional Idelfonso Guajardo Villarreal, quien destacó que el liderazgo de la mandataria sonorense hizo posible la inversión millonaria de Constellation Brands en Cajeme.

En estos momentos en que priva la incertidumbre económica por la renegociación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, las grandes compañías extranjeras  le apuestan a Sonora, como la empresa cervecera internacional que invertirá casi mil millones de pesos en su planta de Ciudad Obregón, considerada la inversión más grande desde que se instaló la Planta Ensambladora Ford en Hermosillo, hace más de tres décadas.

Por lo anterior, Cajeme ya no está sola, la gobernadora Pavlovich cumple la palabra empeñada de rescatar al Valle del Yaqui del olvido y de la división en que lo mantenía el gobierno de Guillermo Padrés.

“Estoy cumpliendo mi compromiso con los cajemenses, estoy cumpliendo con mi palabra, de hacer crecer esta enorme y gran potencial ciudad que merece tener un futuro mejor y que merece tener mejor calidad de vida”, manifestó.

La inversión internacional viene acompañada de un valor agregado al generar mayores empleos directos e indirectos en Cajeme, ya que la producción de miles de litros de cerveza, empaquetado y distribución requerirá de proveeduría lo que beneficiará a los empresarios locales, y los productores agrícolas.

Así las cosas, como vemos la gobernadora Pavlovich tiene buena mano para jalar inversión internacional a Sonora, por lo que no descarten que pudiera dar la sorpresa de ganar la competencia a otras entidades para que se instale en estas calurosas tierras la Planta automotriz China BAIC, para exportar unidades fabricadas de manera total en la entidad a Centro y Sudamérica, y en un segundo plano a Estados Unidos.

QUIEREN PRODUCTORES YAQUIS DESALADORA PARA HERMOSILLO

Y en esa gira por Ciudad Obregón, la gobernadora Pavlovich se reunió con los productores agrícolas del Distrito de Riego del Valle del Yaqui, quienes plantearon la necesidad de que se asignen recursos para que se construya un segundo módulo de la Planta Desaladora en Guaymas para el abasto de agua a Hermosillo.

No es que los productores agrícolas de Cajeme sean muy caritativos al buscar beneficios para la capital sonorense, sino que los agrotitantes quieren la desaladora para Hermosillo a fin de que se suspenda la operación del acueducto de El Novillo, a quien culpan por la crisis de agua que vive el sistema de presas del sur de Sonora, destacando el bajo almacenamiento de la presa Alvaro Obregón “Oviachic” que alcanza solo el 31 por ciento.

“Señora gobernadora, su gobierno ha marcado un toque de liderazgo, hemos establecido una política de unirnos todos con el propósito de la gestión de más agua para todo Sonora. Estamos en un momento de cerrar filas con su gobierno y así lo haremos, los que nos dividieron no lo volverán a dividir”, dijo el presidente del Distrito de Riego del Valle del Yaqui, Antonio Fornés Gastélum.

La gobernadora Pavlovich les respondió que “la desalación llegó para quedarse en Sonora no solo para Hermosillo, sino también para otros municipios que también no tienen agua. Estoy consciente de que para que las regiones crezcan necesitamos más agua, y no podemos dividir lo que no tenemos”.

Lo cierto es que la construcción de la Planta Desaladora de Guaymas, es un proyecto federal, y que avanza de manera muy lenta, y que se estima que la producción solo alcance para abastecer al puerto, dejando casi sin posibilidades a Empalme, y ni una gota para Hermosillo. De ahí la preocupación de los productores agrícolas de Cajeme para que se asignen recursos para un segundo módulo para destinar agua desalada a la capital sonorense, a fin de que se cierre la llave del acueducto, lo cual es un sueño guajiro de los yaquis porque el agua de El Novillo llegó a Hermosillo para quedarse. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Comentarios