Es IMSS de Sonora candil de la calle y obscuridad de la casa

54
0
Slider

CRITICA 

GASPAR NAVARRO 

Es IMSS de Sonora candil de la calle y obscuridad de la casa 

Es muy noble ser solidarios, pero en estos tiempos de pandemia el IMSS de Sonora debería de enfocar sus servicios y esfuerzos a apoyar a los sonorenses, y no dedicarse a enviar a personal médico de esta entidad a otros estados para apoyar la lucha contra el Covid-19. 

Parecería muy mezquino no apoyar con personal médico a otras entidades afectadas por el Coronavirus, pero todo estaría bien si en Sonora estuviera controlado el virus y no estuviéramos en Alerta Naranja que en realidad es Roja por la alta incidencia de casos positivos y fallecimientos de personas afectadas con el virus, y además de que se tienen que atender derechohabientes con otras enfermedades. 

Para nadie es un secreto que la noble institución del Seguro Social no se da abasto en medicamentos, personal e instalaciones para atender a los sonorenses enfermos algunos de los cuales requieren medicina especializada y hasta operaciones, pero son abandonados a su suerte por varios meses o años para ser intervenidos quirúrgicamente o para tener acceso al especialista. 

En diciembre pasado el IMSS de Sonora sorprendió con el envío desde Hermosillo a la Ciudad de México de una delegación de 42 médicas, enfermeros y enfermeras como parte del programa “Operación Chapultepec” para reforzar con personal de otras entidades la emergencia sanitaria por el Covid-19 que provocó un inusitada aumento de contagios y hospitalizaciones en esta segunda ola de la pandemia. 

El doctor Édgar Jesús Zitle García, titular de IMSS en Sonora, declaró que el personal sanitario prestaría su servicio en hospitales de la zona norte de la Ciudad de México y algunos otros en el Estado de México. 

El delegado estatal del IMSS en Sonora destacó la solidaridad del personal del IMSS que en esta ocasión apoya a la Ciudad de México y el Estado de México. 

Una segunda delegación de personal médico y de enfermería del IMSS sonorense partió a Baja California para reforzar el combate a la pandemia. 

El equipo de trabajo fue de cinco elementos, tres por parte del equipo de enfermería y dos residentes de cirugía. 

En representación del titular del IMSS en Sonora, Doctor Edgar Jesús Zitle García, quien encabeza la brigada sonorense en la estrategia en la Ciudad de México, la jefa de los Servicios Jurídicos, Aurora Yerenisel Félix Lara, fue la encargada de despedir a la comitiva. 

“Van en apoyo a la ciudad de Tijuana, Baja California, en la Operación Chapultepec, ante el creciente número de casos de Covid en esa entidad, donde Sonora siempre apoya a nuestros estados hermanos para ofrecer una mejor atención a la derechohabiencia”, declaró Félix Lara. 

Como vemos la Operación Chapultepec apoya hasta el momento con personal médico del IMSS sonorense a la Ciudad de México, el Estado de México y Baja California, sin contemplar un apoyo similar para esta entidad ya sea en equipo o recursos financieros para atacar la pandemia que ha causado más casos positivos y muertos que en Baja California. Parafraseando al último Emperador Azteca, Cuauhtémoc, diremos que “Sonora no está en un lecho de rosas”. 

Resulta incongruente que el gobierno federal disponga de personal médico del IMSS de Sonora para apoyar otras entidades, siendo que no hay reciprocidad en el apoyo solidario al dejar al garete o prácticamente ignorar la solicitud de la gobernadora Claudia Pavlovich, de que Sonora sea prioritaria en el programa de vacunación y distribución de la vacuna de Pfizer o de otros laboratorios, e incluso demanda la mandataria tener el aval federal para comprar las millones de dosis del biológico que se necesitan para inmunizar del virus y salvar vidas. 

Así las cosas, encabrona que el IMSS Sonora sea candil de la calla y obscuridad de la casa, al abandonar su personal médico la entidad en lo más álgido de la pandemia en esta tierra y además de que se requieren los esfuerzos para atender a los derechohabientes que demandan de igual forma atención prioritaria pero que siguen en espera de ser atendidos si sobreviven para llegar a la cita, o los más enfermos la muerte les llegó en sus casas al no recibir el servicio médico a tiempo que bien se lo ganaron aportando sus cuotas por muchos años de sacrificio laboral. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Comentarios